Politica de Imigracion Trump Viola Derechos Civiles

Spread the love

Las políticas de inmigración de la administración Donald Trump parecen violar el debido proceso y los derechos civiles de los migrantes y han creado una crisis innecesaria en la frontera sur, dijo una agencia gubernamental en un informe mordaz publicado el jueves.

El informe, escrito por la Comisión de Derechos Civiles de EE. UU., Plantea serias preocupaciones sobre las políticas de asilo de la administración Trump, las prácticas de detención y el uso generalizado de la separación familiar. Se hace eco y hace referencia a una serie de cuestiones planteadas en otros informes de vigilancia del gobierno y cuentas de medios.

EL PASO, - 31 DE MARZO: Los migrantes detenidos esperan ser transportados por la Patrulla Fronteriza de los Estados Unidos en la frontera de los Estados Unidos y México el 31 de marzo de 2019 en El Paso, Texas.  El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, amenazó con cerrar la frontera de los Estados Unidos si México no detiene el flujo de inmigrantes ilegales que intentan cruzar.  (Foto de Justin Sullivan / Getty Images)

Migrantes detenidos esperan ser transportados por la Patrulla Fronteriza de los Estados Unidos en la frontera de los Estados Unidos y México el 31 de marzo de 2019 en El Paso, Texas. JUSTIN SULLIVAN / GETTY IMAGES

“Como lo confirman los informes de los medios de comunicación, las investigaciones del gobierno, las declaraciones de testigos oculares y el testimonio público recibido por la Comisión, la Administración Trump ha implementado políticas de inmigración que parecen violar los derechos constitucionales del debido proceso y los estándares básicos de atención médica y de salud mental, y aparentemente se dirigen a los migrantes basado en la demografía, incluido el origen nacional, el idioma y el género”, dice el informe. “Estas nuevas políticas han resultado en la separación de las unidades familiares, traumas y angustias duraderas, y condiciones de detención impactantes tanto para niños como para adultos”.

La comisión, que fue creada por la Ley de Derechos Civiles de 1957 y ha sido reautorizada varias veces por el Congreso, es una agencia bipartidista de investigación destinada a informar la política nacional de derechos civiles. La comisión de ocho miembros está compuesta por cuatro demócratas, tres independientes y un republicano. El organismo se ocupó más recientemente de las preocupaciones de derechos civiles relacionadas con la detención de inmigrantes en 2015 y el año pasado decidió actualizar esa investigación a raíz de los informes públicos de separaciones familiares en la frontera.

La vicepresidenta Patricia Timmons-Goodson dice que el panel originalmente buscó basar el informe en datos obtenidos del Departamento de Seguridad Nacional y del Departamento de Salud y Servicios Humanos, pero ninguna de las agencias respondió a las solicitudes de información y documentos de la comisión. La comisión se basó en testimonios públicos, informes de los medios, informes gubernamentales, documentos legales y opiniones de expertos.

El resultado, un extenso documento que abarca más de 200 páginas y considera una serie de políticas y procedimientos de inmigración, va acompañado de una carta al presidente Donald Trump, al vicepresidente Mike Pence y a la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi. El informe examina cómo se han implementado las políticas de inmigración actuales en medio de las caracterizaciones despectivas de los inmigrantes por parte de Trump y puede verse como una extensión de una historia más amplia de discriminación en los Estados Unidos contra los inmigrantes de color de países no europeos.

El DHS y el HHS no implementaron las recomendaciones emitidas por la comisión en 2015 sobre las condiciones problemáticas en la frontera, según el informe. La comisión también prestó especial atención a la política de “tolerancia cero” de la administración Trump de 2018 que resultó en la separación de miles de niños migrantes y sus padres.

Según el informe, esa política condujo a un “trauma físico, mental y emocional infantil extendido, a largo plazo y quizás irreversible” para los niños migrantes separados de sus padres, según el informe, basado en evidencia que incluía declaraciones de la Asociación Americana de Psiquiatría.

Los hallazgos reflejan los de un informe de septiembre de la Oficina del Inspector General del HHS, que destacó el hecho de que los niños migrantes experimentaron un trauma severo como resultado de las separaciones familiares.

“Como nación, al lidiar con el tema muy complicado y complejo que es la inmigración, no podemos ni debemos perder de vista la historia de nuestro país y su papel en el mundo”, dijo Timmons-Goodson a US News.

El informe de la comisión examina el tratamiento de los migrantes en los centros de detención, y descubre que las condiciones son insalubres y particularmente peligrosas para los migrantes LBGT. Sigue un documento publicado por la Oficina del Inspector General del Departamento de Seguridad Nacional a principios de este año que detalla las condiciones de detención de inmigrantes superpobladas y de calidad inferior y provocó la protesta pública.

El informe de la comisión también incumple varias políticas nuevas de asilo de la administración Trump que, según dice, violan los derechos de los migrantes y provocan que los migrantes intenten cruzar fronteras más peligrosas.

Seguridad Nacional declinó hacer comentarios sobre el informe antes de su publicación.

Si bien la comisión no tiene un mecanismo de aplicación propio, sus recomendaciones a menudo resultan en una legislación del Congreso. Las recomendaciones para remediar los problemas planteados en el informe actual incluyen una mayor transparencia y supervisión en los centros de detención de inmigrantes. El informe también insta al Congreso a aprobar leyes que pongan fin a las separaciones familiares, definan condiciones aceptables en los centros de detención y asignen más fondos para reducir la acumulación de casos en el tribunal de inmigración.

Los hallazgos no fueron aceptados por todos los miembros de la comisión, cuatro de los cuales fueron designados para períodos escalonados de seis años por el presidente y dos por el Senado y la Cámara.

Dos comisionados escribieron opiniones disidentes que se incluyen al final del documento. Peter Kirasnow, el republicano solitario, escribió: “Nadie debería tomarse en serio este informe”. Kirasnow objetó tanto los hallazgos como el proceso mediante el cual se investigó el informe.

La comisionada Gail Heriot, una independiente, similarmente comentada, “notablemente poca investigación real fue en este informe”. Tanto Heriot como Kirasnow, nombrados para la comisión por los líderes republicanos del Congreso, señalan que nadie de la agencia visitó un centro de detención mientras realizaba una investigación para el informe.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Characters: 0 Words: 0 Word Limit: 200 Comment Limit: 3